Un pequeño de 9 años con la playera de fútbol de la Seleçao, subió por las vallas, sin pensar, se acercó al Papa Francisco susurrándole al oído, “Tengo un mensaje importante para usted.. ¡Quiero ser sacerdote!” El Papa visiblemente emocionado lo abrazó y le dijo: “Tu sueño comienza a realizarse hoy. Rezaré por ti, pero tú reza por mí”.

Con las piernas temblando y las manos en el rostro por la conmoción y la emoción, el niño volvió donde estaba su padre, orgulloso y aún más contento que el hijo, por este momento único.
 
Esto ocurrió en Brasil. En la ida del Papa Francisco a aquel país de América.

Déjanos tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

 
Loading Disqus Comments ...