Después de la caída del dictador egipcio Hosni Mubarak, allá por el año 2011, la región de Egipto se transformó en un autentico barril de pólvora, con conflictos abiertos entre varios grupos de la zona. Entre ellos se encuentran, los beduinos del desierto de Sinaí, cuyos miembros van siendo capturados por el ejército egipcio y que comenzaron a secuestrar turistas occidentales para usarlos como moneda de cambio, un negocio que parece bastante lucrativo. Pero los beduinos se están haciendo famosos por su gentileza: los turistas secuestrados son muy bien tratados; visitan puntos turísticos de Sinaí, reciben varias opciones de alimentación, como platos típicos u occidentales, y son puestos en libertad rápidamente, parece como si de un pack turístico se tratara. Desde 2011 los beduinos han raptado a turistas de corea del sur, americanos, singapurenses y brasileros. Una de las brasileñas secuestradas, afirma que fue muy divertida su experiencia, vamos que se lo pasó bien. Ella y su amiga fueron secuestradas durante solo nueve horas. En ese período hicieron acampada en el desierto, jugaron con los niños beduinos, aprendieron la lengua árabe, comieron papas fritas y ensaladas, y visitaron distintas tribus de la zona. Su amiga Sara incluso parece que recibió una propuesta de casamiento, pero lo rechazó. La idea de los beduinos es caracterizar el secuestro como una especie de paseo y, al mismo tiempo, llamar la atención hacia la causa beduina. “No es un secuestro. Es un safari turístico”, declaro el líder Ahmed Hashem a la revista The Atlantic.

Déjanos tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

 
Loading Disqus Comments ...