Vota esta página

Imagen de un grupo de sirenas

Si pensamos que el agua cubre el 71 por ciento de la superficie total de la Tierra, no resulta extraño comprender que nos queda aún mucho por conocer sobre este medio que aun es un gran misterio para todos nosotros.

Hay gente que cree que las profundidades de mares, lagos y ríos guardan increíbles formas de vida a las que el hombre no ha accedido todavía, por lo que se encuentran dentro de los grandes misterios que aguardan por ser descubiertos algún dia.

Entre ellos, diversas criaturas han intrigado por años a observadores, científicos y exploradores de todo el mundo, cosechando adeptos y retractores que apoyan o rechazan esas teorías. Acompáñanos a repasar algunas de ellas para luego responder: ¿se tratan de mitos o seres reales?

Sirenas: Evidencias de su existencia

Imagen de una sirena saliendo del agua

En la mente de la gran mayoría de nosotros, las sirenas son criaturas fantásticas de los cuentos de hadas y la mitología que se acercaban a los barcos para hipnotizar con su canto a los marineros que pasan por sus dominios. Pero, ¿qué dirías ante la posibilidad de que estas hermosas criaturas realmente hayan existido? Aún más, ¿creerías que las mismas podrían seguir habitando las profundidades marinas? Sobre estas preguntas gira el especial Sirenas, que este jueves dos de octubre podrás ver a través de la pantalla de Discovery.

¿Podrían existir estos increíbles seres?
Sirenas: Comunicación animal
Sirenas: Las increíbles imágenes

La existencia de las míticas sirenas se apoya en la teoría del ‘simio acuático‘, que señala la posibilidad de que antecesores inmediatos a los humanos hayan vivido durante un tiempo en un ambiente semiacuático de la costa africana, respondiendo a la necesidad de encontrar alimento o esconderse de posibles depredadores. Este hecho podría haber influido en la evolución natural, generando una subespecie anfibia, mientras que otros homínidos mantenían una existencia terrestre.

En los últimos años, esta locas hipótesis ha resurgido con particular fuerza. Incluso hay quienes sostienen que algunos homínidos podrían haberse adentrado en el agua, transformando sus dos piernas en una cola que les permitiera nadar con más facilidad.

Este pensamiento, según la opinión de el Dr. Paul Robertson del departamento de pesca del NOAA, se ve reforzado por extraños descubrimientos de cuerpos y lanzas que rodearon a una gran cantidad de varaduras de ballenas alrededor del mundo; o a la detección de extraños sonidos que en un primer momento se identificaron como producidos por cetáceos, pero que el doctor Rodney Webster, de la Universidad del Sur de la Florida, señala como fruto de seres parecidos a la fantasía conocida por todos como sirenas.

El monstruo del lago Ness

Se dice que vive en las profundidades del lago Ness, en Escocia y hay quienes sostienen que es un dinosaurio que, de alguna forma misteriosa, pudo escapar a la extinción de su especie. Lo cierto es que tantas historias se han oído sobre él a lo largo de los años que hasta podemos reconocerlo por su simpático apodo: ‘Nessie’.

Sus observaciones nunca han cesado (salvo un corto período en 2013) y se remontan a 1.500 años atrás. De ellas existen registros fotográficos (algunos de los cuales se ha probado que son falsos).

Para encontrarlo en el inmenso lago en el que se supone que habita –que cuenta con 56,4 kilómetros cuadrados y puede llegar a profundidades máximas de 226 metros- se han introducido equipos de sonar modernos, pero nada ha podido extraerse en concreto de dichos estudios.

Si bien los registros que probarían la presencia de la extraña criatura no convencen a los expertos, este año la polémica ha vuelto a despertar tras las imágenes aéreas que el servicio de mapas de Apple captó en aéreas del lago. En ellas, el observador Andrew Dixon afirma ver al famoso monstruo.

Megalodón: ¿Podría seguir vivo en las profundidades del océano?

Megalodón, ¿vive? Foto

Se calcula que esta enorme especie de tiburón, cuyo nombre significa ‘diente grande’, vivió aproximadamente entre 28 y 1,5 millones de años atrás, durante el periodo del Cenozoico, y fue uno de los mayores y más poderosos depredadores en la historia de los vertebrados marinos, llegando a medir 18 metros de largo y pesar unas 100 toneladas.

Los motivos de su extinción siguen siendo debatidos, pero se cree que éstos se encuentran en los cambios ecológicos producidos hace unos 3.1 millones de años con el cierre del paso marítimo de Centroamérica.

Pero hay quienes sostienen, como es el caso del biólogo Colin Drake, que este espécimen aún podría existir oculto en las profundidades. Esta hipótesis se fundamenta en registros perturbadores que darían cuenta de ello, incluyendo fotos tomadas por soldados nazis en el este del Atlántico; la aparición de ballenas con mordidas que no podrían haber sido provocadas por ninguna especie reconocida actualmente de tiburón (salvo el megalodón); y una serie de fatalidades ocurridas en Sudáfrica.

Entre las imágenes que circulan de este enorme animal, se encuentra la que sigue, tomada por guardacostas brasileños en noviembre de 2012:

Contrariamente, el especialista Ben Roesch afirma que los megalodones eran probablemente animales costeros, por lo que su supervivencia en el fondo de los océanos sería inverosímil.

¿Tú qué creer, podrías estar estas criaturas realmente entre nosotros?

Déjanos tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

 
Loading Disqus Comments ...