Vota esta página

El mapa del universo en el Tarot en el que entender la complejidad que se encierra dentro de el y aquellos misterios que nos encantaría poder descifrar y que con este articulo queremos acertarte a ellos.
El Tarot no es un objeto diabólico para predecir el futuro y sugestionar a los incautos: es un maestro del que aprender que nos  enseña cada día cosas nuevas, una experiencia intima con la que seguir creciendo al mismo tiempo que se conoce a uno mismo.


Algo así deben de sentir quienes dedican su vida al estudio de la Kabalah, antiguos sistemas de Magia Ancestral, o de las escrituras del Nuevo Testamento, ya que todos ellos, incluyendo el Tarot, constituyen Libros Sagrados, textos que se encuentran vivos y dialogan, cobran vida, y te hace replanteartelo todo, son ciencias que no se paran nunca, que están en constante movimiento.
El Tarot es en un ancestral mapa del Universo. Lo contiene absolutamente todo: nuestra galaxia, los planetas, el Sol, planos astrales y dimensiones a las que podría llegar a acceder aquel que se aventure a descifrar y seguir sus instrucciones.


El Tarot más popular es el Rider White. Estas cartas se popularizaron en Estados Unidos por la New Age y la moda Hippie de finales de los 60 e inicios de los 70. Experimentaban con drogas psicodélicas, arte, yoga y algunas disciplinas esotéricas como el Tarot, las Runas, el I Chin. La astrología siguió la misma suerte, ya que vivió un proceso de enorme popularización junto con el Tarot.
Hay otros tipos de cartas del Tarot, más profundos en su contenido y alcance psicológico: El Tarot de Marsella –uno de los primeros de la historia-, el Tarot de Toth, creado por el mago e investigador Aleister Crowley y muchos otros en los que hoy no vamos a hacer hincapié.
Empezar en el Tarot con el estudio del White es muy aconsejable,  debido a su sencillez y a la explicitud de sus símbolos, lo que prácticamente le indican por sí solos al aprendiz la interpretación apropiada y sus contenidos.


Los orígenes de la astrología sus se pierden en los imperios más antiguos de la humanidad: sumerios, persas, mayas, chinos.  Durante el período de la inquisición fue prohibida y desapareció prácticamente de Europa, fué reintroducida en el Renacimiento por sabios como Paracelso, Giordano Bruno, Eliphas Levi, etc.
Los más antiguos estudiosos del Tarot habían observado correspondencias indiscutibles entre el sistema de la astrología y algunos de los arcanos del Tarot, casi en el mayoría. En particular los arcanos mayores del Tarot tienen un paralelismo indudable.


Te indicamos algunas correspondencias entre los signos del zodíaco y los arcanos mayores:
Aires= El Emperador: Autoridad Espiritual, Equilibrio Mental, Liderazgo, Dominio del Mundo Material y Económico.
Tauro= El Papa: Abridor de Puertas para Sí mismo y otros, puertas del mundo material y espiritual. Es un Guía Espiritual, un Chamán, equilibrio entre materia y espíritu.
Géminis= Los Enamorados: Autoconocimiento, Auto-amor, Gran Intelecto, Viajero, interior y externo. Reconciliador consigo mismo
Cáncer= La Luna: Muy Emocional, Tradicionalista, Fecundidad. Tranquilo, Espera con paciencia.
Leo= La Fuerza: Autocontrol, Equilibrio Mente-Cuerpo, dominio del Animal Interior, Superador de Grandes Obstáculos con éxito
Virgo= El Ermitaño: Introspección, Cierra Ciclos internos, rompe con el pasado, cierra puertas, ayuda a otros a cerrarlas, sana el pasado. Racional.
Libra= La Justicia: Comunicadores a más no poder, saca por medio de la palabra todo lo interno.
Escorpio= La Muerte: Emociones intensas, barre todo lo que no sirve, prepara el terreno para los cambios.
Sagitario= La Templanza: Armonización y Equilibrio de fuerzas, a veces opuestas, horizontes lejanos, filosóficos y estudiosos.
Capricornio= El Diablo: Profesional, responsable, se deja llevar por las apariencias, leal, cariñoso, arriesgado, rebelde.
Acuario= La Estrella: Humanitario, tranquilo, sereno, emocional.
Piscis= El Colgado: Sacrificio, arriesgado, tiene una meta a largo plazo y sabe que la conseguirá aunque tenga que sacrificarse y aguardar por ella.

Los planetas también se encuentran representados en algunos de los principales y más conocidos arcanos mayores del Tarot:


Mercurio: correspondiente en el Tarot al Mago, arcano II: juventud, creatividad, producción nocturna, artes y magia.
Venus: También la Diosa Madre, la Virgen María: en el Tarot Corresponde a la Emperatriz: fertilidad, protección, amor sin condiciones, abundancia, capacidad de perdón y misericordia.
Marte: En el Tarot es el Emperador, el arcano III, autoprotección, fuerza, poder personal, capacidad de defensa e incluso de agresión.
Júpiter: En el organismo humano corresponde con el sistema inmunológico: la capacidad de auto curarse y auto regenerarse. En el Tarot es el arcano XXI, el Juicio o el Juicio Final.
Saturno: El planeta de la inteligencia, representado en el ser humano en sus lóbulos frontales.  En el Tarot es el Carro o el arcano VII.
Urano: El placer por el placer: sexual, lúdico, vital. En el Tarot es el Loco, el arcano 0.
Neptuno: En el Tarot corresponde a la Torre, uno de los más poderosos e impresionantes arcanos. Su función es desvanecer las máscaras de lo falso y la destrucción de lo superfluo para sacar a la luz lo esencial.
Plutón: Representado en el Tarot por el último arcano, el XXI, o el Universo: el último nivel energético, la unión y restauración de todos los elementos, el éxito total, la integración de los opuestos.

Déjanos tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

 
Loading Disqus Comments ...